Publicación de guía introductoria al Banco Asiático de Inversión en Infraestructura

Publicación de guía introductoria al Banco Asiático de Inversión en Infraestructura

MARZO-8-2022

Este mes Latinoamérica Sustentable (LAS) publicó una Guía sobre el Banco Asiático de Inversión en Infraestructura (BAII), la primera pensada para el público hispanohablante de América Latina y de gran utilidad para entender a un banco multilateral de desarrollo (BMD) con creciente relevancia en nuestra región. El BAII fue creado en 2016 por iniciativa china con la misión de financiar proyectos para conectar Asia con todos los rincones del planeta. Hasta la fecha, el Banco ha aprobado 167 proyectos y tiene 105 miembros plenos. Seis países de América Latina ya son miembros (Argentina, Brasil, Chile, Ecuador, Uruguay y Perú) y dos (Bolivia y Venezuela) son miembros prospectivos.

Bajo el slogan de “construir la infraestructura para el mañana” (“i4t” infrastructure for tomorrow), el BAII ha señalado su intención de financiar infraestructura verde con criterios de sostenibilidad, innovación y conectividad. Además, el BAII ha manifestado su intención de alinearse con los objetivos del Acuerdo de París y que el 50% de su financiamiento anual sea para financiamiento climático. Sin embargo, ninguna de estas declaraciones están reflejadas en sus documentos oficiales y, hasta la fecha, el Banco financia el doble de proyectos en combustibles fósiles que en energías renovables. Así pues, mientras para algunos el BAII puede llegar a ser una alternativa a los BMD tradicionales, para otros, más bien se complementan.

En tan solo dos años, el BAII se ha ido perfilando como un actor clave en América Latina, dada la gran y urgente necesidad de financiamiento para la construcción de infraestructura, lo que para organizaciones como la CEPAL (2021), es un paso necesario para apoyar la recuperación económica y social de la pandemia del Covid-19. Prueba de ello es que, el Plan China – CELAC (Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños) 2022-2024 menciona como uno de sus objetivos para la región y China, el fortalecimiento de la cooperación en el marco del BAII. Esto es importante pues, aunque como su nombre lo indica, el BAII se enfoca en el financiamiento de infraestructura en Asia, también puede financiar hasta 15% de sus fondos en proyectos en otras regiones como la nuestra, e incluso más a través de mecanismos intermediarios. Esto ha abierto una ventana de oportunidad ante la cual varios gobiernos latinoamericanos se muestran cada vez más interesados y las Organizaciones de Sociedad Civil (OSC) presionan por mayor transparencia, responsabilidad y estándares socioambientales. Por otro lado, la creciente relevancia del BAII presenta múltiples desafíos relacionados con su orientación económica basada en “servir a los clientes de manera efectiva y eficiente”, lo que puede resultar en una rápida aprobación de proyectos sin una evaluación de calidad de los riesgos ambientales y sociales.

Así pues, aunque el BAII está en una etapa temprana de expansión en América Latina, avanza muy rápidamente. En 2020, el BAII aprobó su primer préstamo en la región, un crédito a Ecuador de USD 50 millones para la recuperación frente al COVID-19 y en en enero de 2022, aprobó un segundo préstamo, de 100 millones a Brasil para un proyecto con el Banco de Desenvolvimento de Minas Gerais (BDMG) para apoyar sectores relacionados con la energía renovable y/o para mejorar el comercio y flujos de inversión entre Brasil y Asia. Al respecto, han surgido varias preocupaciones como que los proyectos del BAII tienden a aprobarse en tiempos record (el proyecto en Brasil se aprobó apenas 10 días después de incluirlo en la cartera de proyectos propuestos). Además, aunque el Banco sostiene que tiene los documentos de proyecto disponibles en el idioma local, no ha sido el caso en ninguno de los proyectos aprobados para América Latina. Con estas y otras preocupaciones en mente, en diciembre de 2021, miembros de organizaciones de la sociedad civil y movimientos sociales en la región mandaron una Declaración con consideraciones a ser implementadas antes de financiar cualquier proyecto en América Latina.

Vale la pena recordar que América Latina y el Caribe tienen algunas características particulares frente al desarrollo de mega infraestructuras. Esta región se encuentra entre las regiones más desafiadas por eventos hidrometeorológicos extremos, ha experimentado pérdidas de biodiversidad más importantes que cualquier otra región en el mundo, y sus grupos indígenas, protectores importantes de tierras, ecosistemas y biodiversidad sufren desproporcionadamente de represalias y ataques frente a su oposición a proyectos de infraestructura.

En este escenario, la Guía publicada por LAS es una herramienta que contribuye al conocimiento del Banco en la región y ayuda a las OSC interesadas a fortalecer sus capacidades para propiciar una interlocución de calidad que conduzca a que el financiamiento de este Banco sea socialmente y ambientalmente responsable. Contiene información relevante sobre cómo funciona el Banco, sus objetivos de financiamiento, el proceso de aprobación de los proyectos, sus principales documentos, políticas y estándares sociales y ambientales, y algunas de las posiciones de las OSC en otras partes del mundo.

Stephanie Jensen Cormier y Diana Castro
Latinoamérica Sustentable